lunes, 4 de enero de 2010

¿Quiénes son las brujas? Primera parte

Tradicionalmente, se relaciona la palabra bruja con una imagen similar a la de la caricatura: una mujer anciana y fea, dedicada a hacer maleficios. Pero, ¿y si esto no fuese así?

La palabra bruja proviene de los dialectos ibéricos, de origen pre-románico, cuya traducción sería, según los autores, alteza, muy alta, o similares. Otros autores, proponen que la traducción de la palabra sería mujer sabia.

Como sea, el término bruja nos remite a las mujeres que en la Edad Media, para ser más exactos, eran portadoras de un saber particular, que podría ser considerado como peligroso por algunos, y que practicaban un culto que no coincidía con el culto cristiano católico. Recordemos que en la Edad Media, la Iglesia católica era la institución religiosa predominante, que pretendía exclusividad en el acceso a la Divinidad, por lo que los cultos de los paganos (la gente rural o paganus en latín, hombre de campo, campesino), que sobrevivían en la clandestinidad eran considerados un competencia que debía ser eliminada cuanto antes.

Así, estas mujeres sabias, que conocían las propiedades de las hierbas, y por consiguiente, sabían cómo utilizarlas para sanar o destruír, fueron denigradas por la Iglesia, perseguidas y asesinadas. Si tenemos en cuenta que la religión cristiana en general tiene un fuerte componente patriarcal, donde la mujer es considerada culpable del pecado original (por Eva y su osadía al comer del fruto prohibido del Árbol del conocimiento del Bien y el Mal), es fácil comprender que en aquellos tiempos, la mujer fuese dejada en un segundo plano, y que las brujas fuesen perseguidas y consideradas como persons que físicamente evidenciaban su maldad. Por esa razón, se las describía como mujeres ancianas, defectuosas, solitarias, etc.

Ahora bien, ¿cuáles eran sus creencias? ¿Se ha perdido su saber en el transcurso del tiempo? En próximas entradas, trataremos de acercarnos a estos temas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada